Hay que ser muy gilipollas para intentar depilarte el coño con fuego