En Japón todo es posible